Comienza la cuenta regresiva. Seamos honestos, la mayoría de nosotros está contando los días para las vacaciones de diciembre (que este año, parece que serán muy cortas).


Para algunos este año pasó volando, para otros se ha hecho eterno. En cualquiera de los casos, estas últimas semanas del año nos permiten reflexionar sobre los objetivos alcanzados en este año y plantearnos metas para el próximo.


Plantearnos objetivos profesionales, además de los personales, nos permite tener más claro el rumbo que debemos tomar; qué acciones implementar y los hábitos que debemos trabajar. Por ejemplo, si nuestra meta laboral es competir por un ascenso o pedir un aumento, un buen punto de partida es analizar qué podemos ofrecer y/o hacer para que esto suceda. Así, cuando negociemos con nuestros superiores, contaremos con argumentos sólidos que sustenten nuestra petición.


No se trata sólo de anotar metas y ya. Es importante trazar una ruta para llegar a ellas. Los grandes objetivos se construyen de pequeños logros y éstos se alimentan de buenos hábitos.

Para algunos este año pasó volando, para otros se ha hecho eterno. En cualquiera de los casos, estas últimas semanas del año nos permiten reflexionar sobre los objetivos alcanzados en este año y plantearnos metas para el próximo.


Otro ejemplo es que solicites apoyo de tu empresa para poder capacitarte en alguna rama de especialidad. Para esto también deberás negociar y uno de los argumentos podría ser que llegarás un par de horas más temprano a la oficina para cumplir con tus obligaciones y poder salir a tiempo para tomar tu curso, o que lo tomarás en línea antes de iniciar tus actividades laborales. Éste es un proyecto que requerirá no sólo del apoyo de tus superiores y colaboradores, sino de un ajuste de hábitos personales, por lo que el beneficio será doble.


Como ves, los proyectos laborales están muy ligados a los proyectos personales o, al menos, debieran estarlo. Mientras más sincronía haya en tus objetivos, será más sencillo que los planifiques para que sí veas resultados.


Comienza con una lista de objetivos y analiza cuáles son los más sencillo y comienza por esos. Poco a poco verás los frutos de esta planeación, lo que te motivará e impulsará a lograr cada vez más. Inténtalo y compártenos tu experiencia.

Texto de IN-genio Publicidad Integral

Para Machgroup Mx

¡Gracias por comentar y compartir la información!

Abrir chat