Estamos en una época en que tener trabajo es, en sí mismo, algo que debemos agradecer. Pero para algunas personas, esto no es suficiente. Ya sea por producto de la pandemia o porque te interesa otra área, podría darse la situación de que tu trabajo actual te parezca mucho más molesto que satisfactorio. Entonces, ¿a qué señales debes poner atención para saber si debes seguir en tu empleo o es hora de salir corriendo de ese lugar? Aquí te dejamos las 5 principales: 

1. Estrés, irritabilidad y cansancio

Puede que te encuentres en un lugar donde desempeñas un trabajo que te encante, pero el ambiente es lo más tóxico del mundo. O, al contrario, el ambiente es muy bueno pero sufres a diario con actividades que odias. En cualquiera de los casos, está afectando a tu salud emocional y mental. Datos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) indican que 75% de los mexicanos padece fatiga por estrés laboral, superando a países como China y Estados Unidos. Identifica qué tanto te afecta esto en el día a día y toma una decisión en pro de tu salud. 

2. El tiempo se hace eterno

Te ha pasado que mirar la hora, sientes que pasa mucho tiempo, vuelves a mirar y en realidad sólo han transcurrido unos cuantos minutos? Esto nunca es una buena señal; cuando el trabajo se convierte en algo aburrido o es imposible progresar dentro de la empresa, se puede generar un impacto directo en la eficiencia del colaborador, lo que indica que ha llegado el momento de buscar un nuevo reto que sea más atractivo y renunciar a tu trabajo.

3. El trabajo se convierte en tema tabú

Evitar a toda costa que te pregunten por tu trabajo o hablar sobre él se ha vuelto tu deporte favorito. Para todos es normal hablar de nuestro empleo, ya que pasamos en él un 30% de nuestro tiempo. Si este tema ya no te satisface, es hora de prestar atención. 

4. No compartes los valores de la empresa

Trabajar en una organización donde no te identificas a nivel personal puede ser un obstáculo, ya que es difícil representar bien un proyecto que no nos define. Y esto también afecta a la empresa, ya que instituciones con empleados comprometidos obtienen resultados 202% mejores que las que carecen de ellos.

5. Pocas oportunidades y bajos salarios

A veces el problema no es que el trabajo o el ambiente sean malos, sino que por más que te esfuerces no hay oportunidad de hacer carrera o aspirar a un mejor salario. Las ganancias y beneficios deben ser compartidos entre la empresa y los empleados. 

Éstos son sólo algunos de los focos rojos a los que debes prestar atención. Recuerda, si no estás bien, no podrás dar lo mejor de ti. Sé tu prioridad. 

Texto de IN-genio Publicidad Integral

Para Machgroup Mx

¡Gracias por comentar y compartir la información!

Abrir chat