Hablemos de dos casos hipotéticos: en el primero, aceptas un trabajo donde te prometen que a los x meses te subirán el sueldo de acuerdo a tus aptitudes y desempeño; como te urge trabajar, tomas el acuerdo pero ves pasar los meses y el aumento no llega. Segundo caso: llevas varios años en la misma empresa y hace más de dos que no recibes un aumento. 

Cualquiera que sea la situación, solicitar un aumento puede parecer una tarea difícil. Culturalmente nos ataca el síndrome del impostor o nos puede ganar la pena o el miedo a que nos corran. Es, en definitiva, un tema sensible que debe ser tratado con delicadeza tanto por el empleador como por el empleado. 

Ten presente que, si bien puede tratarse de un acuerdo previo, el aumento de sueldo que pidas debe estar  fundamentado en tus resultados  y lo que aportas como empleado a la empresa. Por eso, lo primero que debes hacer es analizar tu situación, medir tus avances, identificar el valor agregado que ofreces.

También estudia a la empresa. ¿En qué momento económico se encuentra? ¿Han habido nuevos ingresos que hayas ayudado o generado tú? ¿Han habido aumentos a otros colaboradores? Y, ojo, no se trata de compararte con tus compañeros, se trata de ver qué hicieron ellos para lograr ese aumento y aprender de sus experiencias. 

Además es importante que hagas un sondeo de la media salarial de los puestos similares al tuyo. Debes prepararte con información sobre lo que vas a negociar. Acércate a tu superior inmediato y coméntale sobre tu solicitud. Si no es él quien toma la decisión, podría orientarte en la mejor manera de solicitar el aumento para que la respuesta sea positiva.

¿Y si te niegan el aumento? Primero, no lo tomes personal, solicita retroalimentación del por qué decidieron no darlo y qué podrías mejorar para obtener una mejor ratificación por tu trabajo. 

Texto de IN-genio Publicidad Integral

Para Machgroup Mx

¡Gracias por comentar y compartir la información!

Abrir chat