El 28 de febrero de 2020 se anunció en México el primer caso confirmado de Covid-19, la enfermedad que a un año de distancia ha dejado más de 2 millones de contagios, casi 200 mil muertos y una economía por los suelos con más desempleados y pobres. Y la situación de emergencia en nuestro país parece no tener, todavía, fecha de caducidad.

El 23 de marzo del año pasado las autoridades mexicanas determinaron que para combatir la enfermedad y evitar los contagios entre la población, deberíamos quedarnos en casa y dio comienzo la llamada “Jornada Nacional de Sana Distancia” un plan que se extendió hasta finales de mayo. Se suspendieron las clases en todos los niveles de educación, se pidió a la población no hacer fiestas ni reuniones y en materia laboral, se suspendieron las actividades denominadas, “no esenciales”.

CIFRAS REVELADORAS.

Un año ha pasado y todo parece indicar que debido al mal manejo de la emergencia sanitaria y a los mensajes contradictorios de la autoridad-como en el caso del uso del cubre bocas- esta situación se puede extender por tiempo indefinido. Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) se perdieron 12 millones de puestos de trabajo formales e informales y 3 millones siguen sin reincorporarse a la vida laboral.

Muchas empresas tuvieron que recurrir a medidas extraordinarias para tratar de mantenerse activas, mientras que otras tuvieron que cerrar definitivamente. Los modelos de producción se vieron afectados en muchos sectores de la industria en general, algunas empresas optaron por reducir el salario de sus trabajadores y otras adoptaron la modalidad del Teletrabajo, para mantenerse activas y tratar de salvar el empleo de sus colaboradores.

CAMBIO DE VISIÓN DEL TELETRABAJO

Antes de la pandemia, el Teletrabajo o Home Office, era un aliado del bienestar, porque le daba al empleado cierta autonomía para disponer de su tiempo y de organizarse de una manera conveniente, pero la crisis sanitaria le dio un giro a esta figura y su influencia en la salud mental de los trabajadores. Ahora se debe trabajar desde casa sin poder salir de ella y compartiendo el espacio con los niños que toman sus clases a distancia y que la mayoría de las veces deben compartir la computadora y el celular con sus padres para que todos los integrantes de la familia puedan cumplir con sus tareas y obligaciones.

Desde el confinamiento, aumentó la demanda del Teletrabajo en México. “El agotamiento de los empleados que trabajan en la modalidad remota ha alcanzado niveles preocupantes”, advirtió Mauricio Reynoso, director general de la Asociación Mexicana en Dirección de Recursos Humanos (Amedirh) y es muy importante que las empresas atiendan esta situación.

CIFRAS DEL AGOTAMIENTO

Actualmente el Home Office se realiza en un ambiente de incertidumbre y estrés constante. Por eso el agotamiento intelectual de los empleados ha tenido un significativo aumento y se manifiesta de manera más importante en los colaboradores que trabajan a distancia que en los que lo hacen de manera presencial. Se considera que el agotamiento de los que hacen teletrabajo aumentó del 18% antes de la pandemia al 29% durante el confinamiento, esto según un estudio realizado por Gallup.

Ese mismo estudio revela que las personas que trabajan desde casa a tiempo parcial, el agotamiento pasó del 27 al 25% mientras que entre los que se desempañan en el centro de trabajo el agotamiento se redujo de 30 a 26%.

Según el INEGI, el 12% de los negocios pequeños y medianos en el país adoptaron la figura del Teletrabajo en respuesta a las medidas de confinamiento. La proporción es mayor en las grandes empresas, donde cerca del 45% de ellas implementaron esa modalidad.

EFECTOS NEGATIVOS DEL AGOTAMIENTO

De acuerdo con el Mauricio Reynoso, México se encuentra ante “la mayor transformación laboral de nuestra era” y “atender el agotamiento de la fuerza de trabajo debe ser una prioridad para las empresas, porque de lo contrario, los empleados afectados podrían empezar a ausentarse con frecuencia y ver disminuido su desempeño, con el consecuente impacto en la productividad de la organización”.

El incremento en los niveles de agotamiento laboral tiene diferentes causas, pero uno de los factores que determinan ese incremento es que antes de la pandemia el Home Office tenía como característica la flexibilidad en el horario y la autonomía. Incluso el empleado podía trabajar desde cualquier lugar que ofreciera una buena conexión a internet, pero ahora el Teletrabajo está generando una sensación de encierro permanente y un constante estrés ya que el horario de trabajo parece extenderse por más de 12 horas al día mientras que se debe tratar de mantener un equilibrio entre la vida familiar y el trabajo en el mismo espacio.

En otros casos, la situación se puede vivir de manera adversa, es decir: las personas que viven solas, pero disfrutaban del trabajo en equipo, ahora experimentan sensaciones de soledad y aislamiento.

Pero sin importar las razones, el agotamiento implica un fuerte deterioro en la salud mental y física de los empleados que pueden desencadenar enfermedades graves. Por eso las grandes empresas deben tomar medidas pertinentes para evitar esas situaciones.

PRÁCTICAS PARA COMBATIR EL AGOTAMIENTO

Una solución es poner en práctica una buena gerencia y una óptima comunicación organizacional, tareas que deben ser coordinadas por los departamentos de Recursos Humanos.Hoy más que nunca, los líderes deben encontrar la manera de alcanzar los objetivos de desempeño y al mismo tiempo, deben proteger el bienestar de los colaboradores”, afirma Mauricio Reynoso.

Para enfrentar esta crisis de manera exitosa, es básica la buena comunicación, escuchando atentamente las necesidades de los trabajadores, dejando claramente qué se espera de ellos y que puedan expresar libremente cuáles son sus expectativas de desempeño y posibilidades de desarrollo.

La pandemia y sus efectos son una realidad que afecta a todos en mayor o menor medida, pero con estrategias claras, definidas, buenos liderazgos y actitud positiva, las empresas y su capital humano, podrán salir fortalecidos y con miras a un futuro prometedor, que nunca podrá ser igual que antes, debe ser diferente y mejor.

Texto: Ricardo Tejeda

Para Recruiters & HR Advisors LATAM

¡Gracias por comentar y compartir la información!

Texto: Ricardo Tejeda

Para Machgroup Mx

¡Gracias por comentar y compartir la información!

Abrir chat