¿QUÉ ES EL OUTSOURCING?

¿QUÉ ES EL OUTSOURCING?

Etimológicamente “Outsourcing” es un término anglosajón, compuesto por dos vocablos: “out” (Sig. Fuera, exterior) y “source” (Sig. Fuente, recurso u origen) y cuya traducción al español se asocia más con los términos de “tercerización” y de “subcontratación” de personal especializado para las empresas.

BREVE HISTORIA.

Según la mayoría de las publicaciones, el Outsourcing nace en los años 40’s del siglo pasado, al término de la Segunda Guerra Mundial. Existen diversas versiones de cómo empezó, pero casi todas coinciden en que su origen se da a raíz de la necesidad de contar con el apoyo de una empresa externa que proveyera de un servicio específico o especializado a la empresa contratante, ya que ésta no contaba con la infraestructura necesaria que le permitiera cubrir su necesidad por sí misma. Así se fueron creando empresas especializadas en cubrir las deficiencias de algunas organizaciones que requerían de algún empleado especializado por un tiempo determinado.

Actualmente, existen grandes corporaciones en el mundo que se dedican a brindar ese servicio. Estas empresas se fortalecieron y crecieron más en la década de los años 70’s, logrando que el Outsourcing tuviera gran demanda ya que muy rápido se convirtió en una herramienta de gran valor. Las organizaciones se dieron cuenta de que resultaba más efectivo y económico contratar a un experto externo que tener que crear, mantener y desarrollar ese departamento de manera interna.

En nuestro país, el Outsourcing existe desde hace más de 40 años, al principio sólo proporcionaban contrataciones de empresas de limpieza y vigilancia; pero a partir de los años 80’s del siglo anterior, y con la llegada de firmas extranjeras el Outsourcing tomó un nuevo rumbo debido a la demanda de empleados capacitados para distintas áreas en esas organizaciones.

Las empresas extranjeras que tenían más experiencia en esta modalidad de empleo, en un principio brindaban servicios de tercerización solo a sus clientes de otros países que tenían presencia en México y su estrategia consistía en prestar servicios flexibles y adaptables de acuerdo con la experiencia que tenían con esas firmas en sus países de origen.

OUTSOURCING Y TERCERIZACIÓN EN MÉXICO.

Durante muchos años el Outsourcing en nuestro país fue un sinónimo de irregularidad e ilegalidad ya que representaba malas condiciones laborales, nulas prestaciones, bajos sueldos, evasión de impuestos y abuso desmedidos al trabajador.

Por desgracia, no todas las empresas se conformaron con tener grandes márgenes de utilidad que obtenían con contratos leoninos y se regían en el mercado por la vía de la ilegalidad total ya que encontraron un sinnúmero de oportunidades en la vieja Ley Federal del Trabajo (LFT), así como el deficiente control de los departamentos de salud en México lo que dio origen al surgimientos de un nuevo tipo de empresas como cooperativas, sociedades civiles, agrupaciones irregulares e incluso sindicatos que aprovechando sus condiciones, otorgaban (y aún otorgan) servicios de Outsourcing o Tercerización incumpliendo con el pago de impuestos, IMSS e INFONAVIT dejando de esa manera a los empleados sin ningún beneficio básico o prestación mínima de la ley.

Todo eso generó que se le viera al Outsourcing como algo desfavorable para la clase trabajadora y que otorgaba una grosera ventaja para la clase empresarial que no hacía más que explotar de manera alevosa a los más desprotegidos. Todo eso se daba por la mala administración de empresas que operaban bajo la sombra de la ley vendiendo “transparencia” al ofrecer esquemas de “ahorro o estrategias fiscales” a las empresas y éstas, con el fin de bajar sus costos de producción, aceptaban sin chistar.

Por esa razón, en el año de 2012 se modificó la Ley Federal del Trabajo con la finalidad de erradicar esas prácticas y por primera vez se introdujo la regulación de la “subcontratación” estableciendo las bases de la llamada “Descentralización productiva” para proteger a los empleados. El marco normativo que regula la subcontratación se rige por los artículos 15-A, 15B, 15C y 15 D de la ley que la define como: “el medio por el cual un patrón denominado “contratista”, ejecuta obras o presta servicios con sus trabajadores bajo su dependencia, a favor de un contratante, persona física o moral, la cual fija las tareas del contratista y lo supervisa en el desarrollo de los servicios o de la ejecución de las obras o tareas contratadas”.

Por eso es muy importante distinguir a una empresa que brinda el servicio adecuadamente de la que no lo hace así. La adecuación total a la reglamentación hace la diferencia entre una empresa seria, profesional de las que no lo son y que operan fuera de la ley.

VENTAJAS DEL OUTSOURCING.

El Outsourcing representa muchas ventajas para las empresas, entre las que se cuentan: la reducción de costos de operación, lo que se traduce en aumento de la calidad y permite a la organización enfocarse completamente en el rol principal de su giro.

La tercerización también se constituye como una gran herramienta sobre todo para las empresas que están iniciando operaciones en el país, ya que esas empresas extranjeras operan en sus países de origen con distintos proveedores de Outsourcing con la mayor transparencia, se administra el personal tercerizado cumpliendo con la ley y buscan mantener esa buena práctica en México.

Existe un gran número de empresas de Outsourcing mexicanas y extranjeras que se manejan dentro de la ley, apoyando y desarrollando la productividad de nuestro país; además se consideran generadoras de empleo y son parte importante del crecimiento de nuestra economía, como lo reflejan distintos indicadores de crecimiento de dicho servicio en la última década. Otros beneficios son:

  • Apoyo a la cobertura de sus vacantes.
  • Posibilidad de tener una organización más flexible y ligera
  • Reducción de cargas y procesos administrativos
  • Apoyo en picos de producción que su infraestructura no le permite cubrir.
  • Prueba de empleados por periodo temporal
  • Deducibilidad del servicio.

En resumen, la tercerización u Outsourcing es cómo el colesterol, lo hay bueno y malo, tal como lo comentaba un exsecretario del Trabajo, hace algunos años. Lo importante es que como empresa contratante revise bien con qué proveedor quiere trabajar, las distintas señales apuntan a un mayor control lo que deriva en una responsabilidad compartida más allá del esquema Proveedor-Cliente.

Texto: Enrique Arcos

Mach Group Mx

Estilo: Ricardo Tejeda

IN-genio Publicidad Integral

¡Gracias por tus comentarios y por compartir la información!

One thought on “¿QUÉ ES EL OUTSOURCING?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *