ENTREVISTA EXITOSA DE TRABAJO.

ENTREVISTA EXITOSA DE TRABAJO.

Nuestro país está entrando en una etapa de recuperación económica. De los más de 12 millones de empleos que se perdieron durante el confinamiento, las autoridades han reportado que un poco más de 8 millones de trabajadores se han reincorporado a la Población Económicamente Activa (PEA). Aún falta mucho, pero el horizonte se ve más esperanzador.

Las grandes, medianas y pequeñas empresas (PYMES) a través de sus departamentos de Recursos Humanos, han empezado a ofrecer vacantes, por lo que es importante que estés muy bien preparado para enfrentar con éxito una posible entrevista de trabajo.

Tal vez la entrevista sea de manera presencial, eso sí, cuidando con todas las medidas de higiene, distanciamiento social y prevención necesarias para evitar contagios, o puede ser que sea de manera virtual, es decir a través de una videoconferencia utilizando las plataformas de comunicación como Skype, Zoom, WhatsApp o Google Meet , entre otras.

En todo caso, suponemos que ya tienes actualizado tu CV y si no es así, éste es un buen momento para hacerlo y no dejar escapar una oportunidad de empleo o de mejorar el que ya tienes. (Te sugerimos consultar nuestro Blog “El CV, tu mejor carta de recomendación” publicado el 1 de octubre de este año)

Por eso pensamos que es oportuno comentarte una serie de recomendaciones para que enfrentes con éxito esa entrevista que puede cambiar para siempre tu futuro y no morir en el intento.

ASEGÚRATE UNA BUENA CONEXIÓN A INTERNET.

Siempre es recomendable tener un buen servicio de internet que te brinde una banda ancha de más de 5 g Gb, tanto para enviar y recibir correos, como para navegar en red e investigar todo lo que puedas de la empresa que te está ofreciendo una vacante.

Si la entrevista será por videoconferencia, es fundamental que puedas conectarte sin fallas para que tanto el reclutador como tú, puedan escucharse y verse con claridad y sin interferencias o que, por momentos, te quedes “congelado” y que al final, no logren entenderse uno y otro. Que la tecnología no sea un obstáculo, al contrario, debe ser tu mejor aliada, utilízala a tu favor.

Si por algún motivo en tu hogar no cuentas con ese servicio, puedes solicitar el apoyo de un familiar, amigo o vecino que sí tenga esa conexión para llevar a cabo la entrevista en las mejores condiciones de conectividad posible.

“COMO TE VEN, TE TRATAN”.

Esa frase que decían nuestros abuelos puede resultar “clasista”, pero es la realidad y sigue tan vigente ayer como hoy. Ya sea que la entrevista sea presencial o virtual, tu aspecto dice mucho de tu persona. Un arreglo formal y una presencia agradable harán más cordial la entrevista. Y un aspecto fundamental que refleja de manera muy positiva tu personalidad es la puntualidad. Si la entrevista es presencial, procura estar en el lugar 15 minutos antes de la hora de la cita, mantén una postura adecuada, sé natural y cuida mucho tu tono de voz.

La comunicación no verbal también dice mucho de ti. No mantengas una mirada agresiva durante la entrevista ni hables con los brazos cruzados y siempre dirige tu mirada al entrevistador. Evita actitudes defensivas ante preguntas difíciles. Y si la entrevista es por videoconferencia, además de lo ya mencionado, procura conectarte en la hora fijada por el entrevistador. No hay nada más desagradable y poco profesional que hacer esperar a quien tiene a su cargo entrevistar a varios candidatos para un puesto específico.  

ESCUCHA ANTES DE HABLAR

Durante la entrevista, procura no hablar de más, deja que sea el entrevistador quien hable y, sobre todo, no lo interrumpas tratando de tomar el control de la entrevista. Escucha y comprende claramente cada pregunta, puedes tomar unos segundos para pensar muy bien tus respuestas.

Sé siempre positivo y por ningún motivo hables mal de las empresas en las que has trabajado ni de tus exjefes o de excompañeros. Mejor habla de los retos que enfrentaste, de cómo resolviste determinada situación y de lo que aprendiste en esas empresas. Sé sincero y honesto, no inventes éxitos laborales que no fueron tuyos. Puedes mencionarlos si trabajaste en equipo y exponiendo cuál fue tu participación en determinado logro para la organización.

ADELÁNTATE AL ENTREVISTADOR.

Como dijimos al principio, es muy buena idea que te informes sobre la empresa y el sector al que pertenece, a qué se dedica, cuáles son sus principales competidores, entre otros aspectos. Es más probable que RRHH se interesen en ti si demuestras conocimiento e interés y una buena oferta de valor a la empresa.

Antes de la entrevista, procura ponerte en el lugar del entrevistador y haz una lista de preguntas que le harías a un candidato para esa vacante y analiza cuál es la mejor respuesta posible para cada pregunta. Ensaya tus respuestas, pero no las memorices, es mejor ser natural y dejar fluir tus ideas de manera clara. Enfócate en tus cualidades y resáltalas cuando así se requiera y lo más importante, explica de manera breve qué puedes ofrecer tú a la compañía. Hazle ver a tu entrevistador que serías un elemento valioso para la compañía.

EVITA EL ERROR MÁS COMÚN.

El error más común que se comete en las entrevistas de trabajo es preguntar: “¿Cuánto voy a ganar?” En la primera entrevista, por ningún motivo hables del sueldo que ganarás o que pretendes percibir. Eso demuestra que estás desesperado y que el sueldo te interesa más que el trabajo que vas a desempeñar. Ese aspecto déjalo para más adelante. Ten en cuenta que no eres el único candidato y la primera entrevista es para ir seleccionando a las mejores opciones. La cuestión económica déjala para la entrevista final que, generalmente ocurre cuando se han decidido por tu aplicación.

Pero siempre es conveniente investigar cuánto es el sueldo base para ese puesto en compañías similares. La remuneración por un empleo es vital y por eso te recomendamos que investigues si te conviene aceptar la oferta o no cuando te hagan la propuesta. Infórmate de cuanto es el salario mínimo en tu localidad para un empleo similar al que te ofrecen y qué prestaciones otorga esa empresa. Asegúrate de saber cuáles son sus políticas de crecimiento y qué beneficios tendrás al ser parte de la organización.

Es verdad, casi todo el mundo trabaja para solventar los gastos de la vida moderna: alimentación, vivienda, transporte, colegiaturas de los hijos, etc. Por eso trabajamos, la diferencia entre los buenos empleados y los mejores, es que la mayoría lo hacen por obligación o porque no les queda de otra; por eso nuestra última recomendación es que trabajes en algo que te gusta, que te desempeñes en la empresa que te haga sentir satisfecho que te da plenitud para desarrollar tu trabajo con alegría y en un ambiente agradable y sano para ser más productivo y lograr las metas que te has propuesto.

Texto: Ricardo Tejeda

IN-genio Publicidad Integral

Para: Mach Group Mx

¡Gracias por tus comentarios y por compartir la información!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *