AL MAL TIEMPO, BUENA ACTITUD.

AL MAL TIEMPO, BUENA ACTITUD.

En el momento actual, debemos adoptar una actitud positiva. Sobre todo, en el ámbito laboral. Y para lograrlo, los que deben marcar la pauta en las empresas, son los encargados de los Recursos Humanos. Es verdad que las condiciones no son las adecuadas, pero si nos deprimimos generando incertidumbre y miedo en la organización o en el personal, es muy probable que sigamos hundidos en nuestros propios temores. Es imperioso que levantemos la cabeza y el ánimo, poniendo manos a la obra.

Los encargados de los Recursos Humanos tienen la responsabilidad de cuidar a sus empleados mientras encuentran la forma de conseguir resultados positivos para la empresa en medio de una situación confusa, nueva que se desconoce en su totalidad y de la que no se vislumbra una solución a corto plazo. Por eso deben ser más creativos y ágiles que nunca.

EXPLOTAR LA CONECTIVIDAD.

El Home Office es ya una realidad en casi todas las empresas que buscan salvaguardar la salud de sus colaboradores, por lo que las empresas deben asegurarse de otorgar a sus colaboradores las herramientas necesarias para que puedan trabajar en sus casas aprovechando la gran cantidad de herramientas sociales de conectividad y lograr el trabajo colaborativo que se necesita actualmente.

Afortunadamente los desarrollos tecnológicos han puesto muchas de esas herramientas a nuestro alcance y lo mejor es que la mayoría de ellas son gratuitas y van desde el mismo correo electrónico hasta las redes sociales como FaceBook, Twitter, LinkedIn o aplicaciones de conectividad colectiva como Skype, Zoom o WhatsApp.

Nunca como ahora se había contado con tantas facilidades de comunicación y no aprovecharlas significa un error imperdonable, es como estar en la época de las cavernas y exponer al personal a contagios que pueden y deben evitarse, al mismo tiempo que se le resta a la empresa la oportunidad de retomar sus niveles de producción y de generar ganancias que permitan la recuperación económica que tanto se requiere actualmente.

CAPACITACIÓN Y FORMACIÓN.

Seguramente muchos de los colaboradores ya conocen esas herramientas o las han usado, pero es probable que algunos -tal vez más de los que suponemos- no están lo suficientemente digitalizados y no saben cómo explotarlas para sacarles todo el provecho que ofrecen. Por eso la capacitación y la formación en el uso de esas tecnologías es de vital importancia.

Casi todas las empresas se están acoplando a un nuevo sistema de trabajo y esos cambios generan descontrol y desconfianza en el personal. Afrontar y aceptar los cambios es un mecanismo que requiere de tiempo. Por lo general no se aceptan de manera simple. Y aprender a trabajar de una manera diferente, supone un choque emocional para muchos que tienen la costumbre o el hábito de ir a trabajar todos los días. Si a eso se le suma el hecho de que deben trabajar desde casa y con una plataforma desconocida, los resultados pueden ser catastróficos.

Por eso implementar cursos o talleres de capacitación para aprender esas tecnologías no es una mala idea. Incluso se puede aprovechar al talento que esté más familiarizado con esas herramientas, para que colaboren enseñando a sus compañeros que carecen de esos conocimientos. Y se debe reconocer que los jóvenes de la llamada “generación Z” y los “Millenials” pueden ayudar de manera significativa en ese proceso.

HACER EL TRABAJO MÁS HUMANO.

Con este cambio en la manera de trabajar, los encargados de los Recursos Humanos no deben perder de vista que el trabajo y el ambiente dentro de la organización debe ser, además de productivo y armónico, humano. Se debe cuidar más que nunca a los colaboradores y su entorno social, psicológico y familiar.

Esto se logra mezclando algunas estrategias que permitan a los empleados desarrollar conocimientos en otras áreas, aprovechando horarios escalonados de trabajo; alentarlos a ser más creativos y a proponer mejoras para el proceso productivo, incentivar las charlas interactivas con sus compañeros para intercambiar puntos de vista con respecto al nuevo modelo de empleo que permitan generar un buen estado de ánimo entre todos.

Business people meeting to discuss the situation on the market.

Pero el mismo tiempo, los encargados de Recursos humanos, deben ser más receptivos con las problemáticas individuales de sus colaboradores. Hacerles una llamada personal, para preguntarles por sus condiciones laborales y familiares. Se les puede enviar mensajes motivadores en grupos de WhatsApp o incluso, implementar una red corporativa y crear una comunidad de innovación y aprendizaje.

El soporte emocional del capital humano es muy importante en estos tiempos. La mayoría de la gente tiene miedo y está confundida, por lo que cualquier muestra de afecto es bienvenida y ayuda a sobrellevar la crisis de manera más amable.

El reto puede parecer enorme, pero con se puede lograr. De todo lo negativos siempre se puede obtener algo positivo. Gestionar estos cambios en el modelo de trabajo es la mejor manera de lograr un buen ambiente de trabajo colaborativo en beneficio de toda la organización.

Texto: Ricardo Tejeda

IN-genio Publicidad Integral

Para: Mach Group Mx

¡Gracias por tus comentarios y por compartir la información!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *