LO QUE NOS DEJÓ LA JORNADA DE “SANA DISTANCIA”.

LO QUE NOS DEJÓ LA JORNADA DE “SANA DISTANCIA”.

Es un hecho que la pandemia por el Covid-19 ha afectado a casi todo el mundo y que ninguna nación estaba preparada para enfrentar esa crisis sanitaria. México no es la excepción y así lo reflejan los datos de una encuesta, vía telefónica, realizada por el Instituto Nacional de Salud Pública, entre el 11 y el 30 de mayo, cuando terminó la “Jornada de Sana Distancia” y empezó la “Nueva Normalidad”.

EL DESEMPLEO SE HIZO PRESENTE.

Según la encuesta, durante el confinamiento el desempleo se presentó en 3 de cada 10 hogares. Es decir, en cerca de una tercera parte de los hogares mexicanos, al menos un integrante de la familia perdió su empleo en la cuarentena. De acuerdo con los resultados de la encuesta el 27.4% de los entrevistados declaró que un integrante de su familia se quedó desempleado. Y un 64% de los cuestionados indicaron que algún miembro de su familia tuvo una disminución de sus ingresos económicos.

Sin embargo, durante la “Nueva Normalidad” el desempleo creció de manera alarmante. El IMSS informó que, al iniciar esa etapa, más de un millón de personas habían perdido su trabajo y que los sectores más afectados fueron la construcción, el esparcimiento, y muy especialmente el turismo que representa el 8.7% del PIB nacional. 

Pero estudios del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) afirman que el fenómeno de desempleo se incrementó debido a que en el país no hay apoyos significativos para las micro, pequeñas y medianas empresas (PYMES) quienes proveen 7 de cada 10 empleos formales. Además, existe otro factor importante que no se puede dejar de lado: la desaparición de 3,295 patrones sólo en el pasado mes de mayo y a los que se deben sumar a los 6,689 que desaparecieron en abril.

Esto implica que más de 12 millones de personas están desempleadas y sin ingresos de abril a la fecha, lo que contrasta con los números reportados por el IMSS. Y esa diferencia radica en la informalidad. El INEGI registró 10.4 millones de trabajadores informales, que no están incorporados al IMSS pero que perdieron su fuente de trabajo por lo que la Población Económicamente Activa (PEA) se ha visto disminuida considerablemente. En México, la tasa de desocupación abierta se calcula con el porcentaje del PEA y que además está en busca de trabajo, como lo señala la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

LENTA RECUPERACIÓN.

Antes este panorama se prevé que la recuperación económica será lenta, si se toma en cuenta que después de la crisis financiera del 2009 México tardó aproximadamente 10 años en recuperar sus niveles previos de empleo ya que la creación de nuevas fuentes de trabajo no se genera tan rápidamente como pudiera originarse el consumo.

Es evidente que la crisis no sólo afectó la salud de la población, sino que además trastocó de manera importante a la economía de la mayoría de los mexicanos. El esfuerzo de las autoridades, empresas y sociedad por evitar los contagios ha sido poco alentador ya que el número de contagios y muertes se ha incrementado. Actualmente los fallecidos rebasan los 65 mil y todavía no se vislumbra una solución, de hecho, en Europa y Asia ya se han manifestado rebrotes que vuelven a encender alarmas y a ponen en alerta a las autoridades sanitarias del mundo.

Factory man worker in a medical mask and safety cloth use equipment measures the worker temperature with a non-contact infrared thermometer.

Sí… el panorama no es muy alentador y no sólo en el aspecto laboral que, en el último caso, sería lo de menos. El riesgo de contagio, de perder a un familiar, amigo o conocido todavía es muy grande. Las naciones poderosas han emprendido una carrera para encontrar la vacuna que regale a la humanidad una luz de esperanza.

Todos anhelamos el momento de volver a salir a la calle sin cubrebocas y poder abrazar y besar a nuestros seres amado. Pero hay que ser realistas y prepararnos para un periodo largo de austeridad teniendo en mente que no importa cuanto tiempo tardemos en salir de nuestra crisis económica, puesto que mientras tengamos salud y vida, todo lo demás es más fácil. Las oportunidades siempre están ahí, pasan cerca de nosotros y debemos estar alertas para tomar la más adecuada. Es mejor siempre tener un empleo que nos rinda lo indispensable a no tener nada.

Con esfuerzo y dedicación de toda la sociedad, tarde o temprano saldremos adelante, con nuevos bríos y una nueva fe y esperanza de recibir tiempos mejores.

Fuente: FORBES Y AGENCIA EFE.

Ricardo Tejeda

IN-genio PI

Para MAch Group MX

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *